Tecnología, el verdadero pilar de la productividad en la logística y el transporte

Tecnología, el verdadero pilar de la productividad en la logística y el transporte

Pocos sectores empresariales y laborales tienen la importancia que tiene, a día de hoy y desde hace muchos siglos, el sector de la logística o el transporte. La capacidad de desplazar productos y mercancía de un lado a otro (incluso con miles de kilómetros de distancia entre los lugares de origen y de destino) ha sido fundamental a la hora de construir la sociedad que hemos sido capaces de montar en la actualidad. Y para ello ha jugado un papel muy importante la tecnología. Sin ella, nada hubiera sido posible.

La logística y el transporte, de la mano de la tecnología, han convertido lo que antes eran días de trabajo en apenas una hora de esfuerzo humano. La verdad es que los avances han sido especialmente relevantes en los últimos 100 años, pero todo lo que se avanzó con anterioridad juega una especial importancia si tenemos en cuenta que sirvió de base para lo que ahora conocemos como nuevas tecnologías en los sistemas de comunicación y transporte. La verdad es que nada se asemeja a como lo eran en los siglos XXVIII o XIX.

En la actualidad, asistimos a la publicación de artículos que vienen reflejando, en cifras, el crecimiento de un sector como el de la logística o el transporte. Uno de los portales que lo hace con más periodicidad es Cadena de Suministro, que es la que precisamente viene indicando, como ya sucediera durante el pasado mes de abril, que las cifras de contratación y crecimiento dentro de este sector vienen mejorando especialmente desde que la crisis económica dejara de sacudir sus nocivos efectos sobre un país como el nuestro.

Pero que el sector de la logística y el transporte crezca no es solo como consecuencia del fin de la crisis. Hay otros factores que están asociados a ese crecimiento y que muy poca gente ha tenido en cuenta. Uno de ellos es, precisamente, la tecnología, que ha hecho posible que se reduzca en un porcentaje importante el tiempo en el que un pedido es entregado, que cada vez sean más las máquinas que sirvan al trabajador de complemento, liberándole de la realización de muchas de sus tareas y haciendo que su actividad se centre especialmente en aquellas labores que no pueden ser desempeñadas por la tecnología.

Todo esto se traduce en productividad, un concepto del que hemos sido huérfanos en España y que explica por qué países como Alemania, Francia, Italia o el Reino Unido siempre nos han llevado ventaja en lo relativo a la industria o a los sectores de los que venimos hablando. Estamos, pues, ante una oportunidad de equipararnos al resto de nuestra competencia y de empezar a toser a todas aquellas potencias industriales que tradicionalmente nos han llevado ventaja.

La importancia de la tecnología es ahora algo mucho más visible que en el pasado. Es la tecnología la principal responsable de que la eficiencia se haya tornado en rutinaria en muchas empresas españolas. Un ejemplo de ello es Star-Cargo. Sus profesionales nos han comentado que, como consecuencia de los avances tecnológicos que se han producido especialmente desde hace 20 años, ahora son capaces de realizar su trabajo no solo más rápido, sino también de una manera más segura y más respetuosa con la carga que se transporta.

Todavía existe mucho margen de mejora

La pregunta que mucha gente se hace es hasta dónde va a llegar la tecnología, qué clase de cosas vamos a poder realizar en el futuro gracias a ella. La verdad es que todavía es inconcebible una respuesta de garantías para esa pregunta. Pero lo que sí podemos afirmar es que existe un margen de mejora que no pasa desapercibido para todos aquellos profesionales que se encargan de diseñar nuevos sistemas de comunicación, de carga, de transporte o informáticos. En los próximos años saldremos de dudas.

Hasta entonces, disfrutemos de lo que tenemos, que no es poco. La vida es ahora más sencilla que antes gracias a que el trabajo se realiza de una manera más rápida, más eficaz y más segura. Demos tiempo a que la tecnología nos haga un nuevo favor dentro de no mucho. Seguro que, entonces, lo agradeceremos. Y es que, ¿qué sería de nuestra vida y de nuestro trabajo sin la tecnología de última generación?