Tecnología al servicio de la lavandería

Tecnología al servicio de la lavandería

Uno de los negocios que crece más en los últimos años son las lavanderías de autoservicio. Nuevos tiempos y vemos como cada vez hay más personas que viven en pisos de menor superficie y que se deciden por ahorrar un dinero externalizando las labores de lavandería.

Todo esto ha hecho que aparezcan muchas empresas para dar un servicio de lo más necesario. Desde Lavatur, expertos en esto sector aseguran que el auge de estos negocios responde a nuevas necesidades que tiene la sociedad, que busca ahorrar energía y aumentar la eficiencia.

Lo cierto es que no les falta razón, ellos mismos han podido ver la evolución sociológica, pues llevan como lavandería automática desde el año 1982. Estos años les sirvieron para ver por donde iba la sociedad, un aspecto en el que hay que escuchar muchos a los clientes que pasan por sus establecimientos y observar los comportamientos.   

La tecnología permite dar servicio sin que haya que realizar grandes inversiones

Cuenta con un servicio de gestión, donde únicamente se instala un equipo de autoservicio de lavandería en el interior de las instalaciones, por lo que no hay que hacer inversiones, ellos se encargan de todo, pagando los clientes únicamente luz y agua.

Lo que hacen los usuarios es seleccionar el precio más económico con un servicio de secado y lavado, al que llaman Opción Gestión Neta, donde es posible sacar unos beneficios extras en el negocio, que le llaman Opción Gestión Compartida

¿En qué se diferencian estos dos tipos?

Si hablamos de la Gestión Neta, aquí el precio es más económico para los usuarios sin que tengan que invertir nada, algo que no ocurre en Gestión Compartida, donde se comparte un porcentaje de la recaudación.

El servicio completo

Este servicio está pensado para que sea más barato el contar con más capacidad y demás factores. Hablamos de unas máquinas que carecen de sistema de pago, donde tienen un sistema donde Lavatur les va facturando una cuota todos los meses y los usuarios se olvidan de otros gastos que no están previstos.

Aquí, lo que hace es utilizarse las máquinas comerciales, a las que se llaman semi-industriales, las cuales tienen capacidad para una decena de kilos y las industriales llegan a tener mayor capacidad de carga.

Si lo que queremos es contar con una buena empresa, esta debe dar a los clientes todo lo que necesitan, por lo que han optado en ofrecer leasing con una interesante opción de compra, que es algo bastante conveniente para muchos clientes o negocios. Además, al tener un gran catálogo de máquinas, hay muchas lavadoras que van recaudando de varias maneras. El cliente puede encontrar la forma en la que le convenga más hacerlo.

Algunos solemos pensar en las clásicas lavadoras que funcionaban mediante fichas o monedas, pero existen opciones más modernas con los tiempos en que vivimos, caso del pago con tarjeta de crédito o teléfono móvil, que es una opción muy popular.

Debemos pensar que el que tengan lavadoras de tipo industrial o semi industrial, donde la carga es de tipo frontal y capaces de hacer ciclos de lavado que tengan una duración que puede oscilar entre media hora y cuarenta minutos, lo que permite que se pueda llegar ahorrar una cifra nada desdeñable en cuanto a los suministros.

Estas empresas marchan bien y tienen éxito, cuando el servicio da una respuesta a unas necesidades que tiene su clientela. Si a todo esto se le proporciona una garantía y se trabaja bien en cuanto a dar satisfacción a los clientes el éxito es más fácil que llegue, especialmente si acertamos a la hora de que el negocio esté bien situado.

Las lavanderías las recordábamos como algo más propio de las películas norteamericanas o inglesas, pero ya vemos como en pocos años han ido llegando a nuestras calles. Realmente estamos ante un cambio social ante el cual estas lavanderías responden, por lo que puede ser una buena salida laboral para quienes estén buscando un negocio que realmente pueda funcionar.

Creemos realmente que es una oportunidad con bastante futuro, por lo que si se trabaja bien es relativamente fácil que podamos sacarle una gran rentabilidad. Eso sí, por el momento es más fácil que en una gran ciudad o ciudad universitaria tenga éxito.