Estudiar pasados los 30

file0001300001513

Nunca es tarde si la dicha es buena, o al menos eso dicen ¿no? Ese es el mismo refrán que yo aplico a la hora de pensar en estudiar. Hay personas que creen que a veces es demasiado tarde pero yo no estoy de acuerdo, siempre es buen momento para estudiar algo que te gusta y por eso yo apoyo a todos los que me preguntan a que se preparen para entrar en la Universidad, si es lo que desean, tengan la edad que tengan. Yo suelo recomendar este curso de acceso a la universidad para mayores de 25 años en Madrid, pero seguro que en la provincia que vivas también puedes encontrar buenas academias que ofrezcan este tipo de cursos.

Por ejemplo, conozco personas mayores de 40 años que han dedicado su vida a la familia o a trabajar en cosas que nunca las han llenado realmente y yo les pregunto en muchas ocasiones que si lo que les gusta es la enfermería, o el periodismo, o ser asistente social por qué no se ponen a ello ahora mismo. Muchas no lo hacen por miedo y otras personas creen que ya no es tiempo pero la realidad es que es el mejor momento de todos porque los jóvenes que no tienen muy claro aún qué van a hacer con sus vidas se ponen a estudiar una carrera con 19 o 20 años por inercia o porque su familia así lo desea, pero muchos no tienen ganas o no les termina de gustar lo que han elegido. La persona adulta que se decanta por un grado en la universidad es realmente la que sabe lo que quiere y la que está segura de lo que hace y esa es su principal ventaja: las ganas y el ánimo.

Y todo esto no sólo lo digo yo, lo dicen muchos expertos, incluso los periódicos y si no me creéis leed este artículo que habla de “El ejemplo de los adultos mayores que estudian”.

La jovencita que acaba de licenciarse en enfermería y empieza a trabajar con un pequeño contrato en cualquier hospital privado tiene toda la vida por delante y, como lo sabe, muchas veces malgasta su tiempo que, en parte, es lo que le toca y no veo la maldad en ello. Sale por la noche, disfruta de sus 23 o 24 años y aunque trabaja bien no da el 100% de sí misma, pero la mujer de 35 o 40 años, por ejemplo, que acaba de conseguir su primer trabajo como enfermera da el 200% de sí misma porque le gusta su trabajo, porque quiere gustar, porque necesita que alguien le reconozca la gran labor que hace y porque es su oportunidad, que aunque ha llegado tarde, lo importante es que ha llegado.

¿Entendéis lo que os quiero decir? Estudiar siendo joven es perfecto porque tienes toda tu vida para conseguir la experiencia que necesitas y perfeccionar o especializar tu trabajo. Es maravilloso tener 25 años y una carrera finalizada y si encima encuentras trabajo es el momento de ser la persona más feliz del mundo. Yo apoyo a todos los jóvenes que deseen estudiar, y a los que no. Pero también apoyo a esas personas que antes no pudieron hacerlo ya hora tienen la oportunidad, porque también son válidas y porque también pueden aportar mucho a nuestra sociedad.

Deja un comentario