Casas de montaña, difícil elección

Casas de montaña, difícil elección

La montaña dispone de múltiples atracciones. En el caso de que ames la montaña y pienses en adquirir una segunda casa en un paraíso de montaña, vamos a aconsejarte algunas cosas que debes tener en cuenta a la hora de proceder a su compra.

¿Cómo puedes elegir bien?

No hay que subestimar la distancia y el confort del primer hogar

Pues selecciona el destino que se encuentre bien conectado y es sencillo tener acceso desde el hogar. Piensa que la casa de va a usar especialmente en los fines de semana y festivos. Para ello, lo mejor es evaluar la distancia y efectividad que tienen las conexiones, lo que va a permitir el que no tengas que estar pasando muchas horas en el coche para poder llegar a él.

Hay que pensar que los destinos que menos se conocen, al compararse con los destinos que tienen más fama o exclusividad.  No solo tienen precios más económicos, van a estar bastante menos ocupados.

Considerar la presencia de sitios de interés, tanto para ti como los tuyos

La situación en la que se encuentre la nueva casa, si en una ciudad que sea de tamaño pequeño o medio o que se encuentre más aislada, así como lo cerca que esté de las atracciones o sitios de interés que son variables y también que son importantes para considerarlos.

En el caso de que seas un apasionado del esquí, lo bueno es tener en mente la proximidad y accesibilidad que tienen las pistas. No olvides que las casas aisladas tienen un encanto especial, pero también serios inconvenientes cuando hablamos de seguridad y confort.

No se debe descuidar un factor de tanta importancia como la exposición

Consideremos que la exposición al sol es algo fundamental cuando hablamos de tener una casa en un medio como es la montaña, el cual tiene una influencia importancia un factor como la temperatura o la humedad. Pensemos que el oeste es el frete que recibirá los rayos del sol por la tarde.

En época veraniega, es el ambiente donde hace más calor y se sobrecaliente más. No olvidemos que en las montañas lo mejor es proceder a que se coloquen las habitaciones en las que vaya a estar mucho tiempo, caso de la cocina o los dormitorios.

Evaluación de los materiales de construcción y las condiciones a nivel técnico

Contar con una casa en la montaña precisa de una atención mayor y mantenimiento que en la ciudad. La calidad, es algo que, como nos comentan desde Pizarras y Derivados es necesario tener muy en cuenta, pero no solo en los tejados o en los accesos, en toda la casa.

Sin ir más lejos, la madera, que es uno de los materiales principales en materia de construcción para la casa en las montañas, es un magnífico material en cuanto a su papel aislante y con ello se garantiza una buena conservación del calor.

El caso es que se necesita bastante mantenimiento, por no hablar de que deberá exponerse a cuanta menos intemperie mejor.

Otro de los aspectos de mayor importancia, son las condiciones del techo, el cual deberá estar inclinado, si tenemos en cuenta la cantidad de veces que nieva y la lluvia.

Cuando se tiene un hogar en las montañas, debemos pensar en que la calefacción y el agua se deben cuidar bien. Las temperaturas bajas, en especial en época en invierno, pueden llegar a tener un efecto comprometedor parcial o total en su funcionamiento.

Debe evitarse la construcción de las tuberías de agua en el interior de los muros perimetrales para que así evitemos el riesgo de que se produzcan heladas. A la hora de que se caliente, es mejor que se use aire caliente en vez de sistemas de agua.

Un sitio confortable y donde estar cómodos

Al final todo se limita a la necesidad que todas las personas tienen de encontrar un sitio en el que estar en la montaña donde contar con un confort en el que encontrarse a gusto, algo que es importante. Esperamos que todo esto sirva para que podamos encontrar ese sitio.

Sí que es verdad que puede parecer más complicado de lo que pensamos, pero es necesario tener una serie de factores en cuenta de cara a que las casas en la montaña dispongan del equipamiento para afrontar un clima que no siempre es el mejor debido a su dureza en ciertas épocas del año y a la inestabilidad en otras. Así que sin más, te deseamos la mayor de las suertes en este sentido.