Atención, bruxistas, las nuevas tecnologías prometen acabar con el problema

Atención, bruxistas, las nuevas tecnologías prometen acabar con el problema

Se calcula que alrededor del 70% de las personas padecen bruxismo, una patología que consiste en el rechinar o apretar de dientes. Esto provoca, además de desgaste de los dientes, dolores en la zona de la mandíbula, en los dientes, la cabeza, la cara, el cuello, el oído, y llega incluso a ocasionar la pérdida de piezas dentales. Se manifiesta tanto de día como de noche, por lo que algunas personas tienen dificultades para conciliar el sueño debido a las molestias.

Qué es el bruxismo

Se trata de un hábito parafuncional e involuntario donde se aprietan y rechinan los dientes, provocando un trauma oclusal. Si se da durante el día, el acto semivoluntario está relacionado con el estrés. Cuando a los más peques les crecen los nuevos tiendes, también puede ocurrir, pero ojo, si continua una vez tiene su dentadura completa, entonces se debe a problemas emocionales.

Causas del bruxismo

Varios factores inciden en este trastorno: factores psicosociales (ambientales), periféricos (locales odontológicos) y factores fisiopatológicos (sistema nervioso central). Pero la causa subyacente todavía no ha quedado clara para la ciencia médica. Además, no siempre es fácil de diagnosticar, ya que en ocasiones se da un desgaste dental sin relación con el bruxismo.

Consecuencias del bruxismo

  1. Hipersensibilidad aguda, ya que al rechinar los dientes, las piezas dentales se desgastan, astillan y rompen produciendo dolor en la zona mandibular.
  2. Sensibilidad dental, sobre todo, sensibilidad al frío, al calor y al dulce.
  3. Irradiación del dolor. Las molestias pueden extenderse al cuello, oído o cabeza.
  4. Insomnio. El dolor puede derivar en dificultades y problemas para dormir.

Tratamientos del bruxismo

De todos modos, el tratamiento del bruxismo se dirige a corregir las alteraciones que se dan entre los dientes y la maloclusión, que sería la causa del bruxismo. Las férulas de descarga están pensadas para evitar el desgaste dental, si bien no acaban con el problema ya que no evita el rechinar o apretar de dientes.

Otro de los tratamientos consiste en la inyección de botox, la toxina botulínica, en los músculos masticadores para relajar la zona. La masoterapia, calor localizado, es muy eficaz, ya que también se dirige a la toma de consciencia del problema para controlarlo durante el día. Además hay medicamentos, dopaminérgicos, serotoninérgicos, antidepresivos, que han de administrarse siempre bajo prescripción médica, y atacan directamente a la raíz del problema, localizada en el sistema nervioso central.

Según l@s expert@s, se da un desequilibrio en el circuito de procesamiento de los ganglios basales que provocaría la hiperactividad muscular durante el bruxismo nocturno, que se conoce con el nombre de neuroplasticidad.

En Centro Odontológico María José Manrique ofrecen a sus pacientes un tratamiento personalizado y adaptado a sus necesidades. El equipo de profesionales en odontología de esta clínica dental en Linares da un servicio de excelencia en todos los procedimientos. Son dentistas expertos en los tratamientos necesarios para solucionar todos los problemas dentales de sus pacientes y mejorar la salud y la estética de sus dientes  y encías. Si quieres conocer los últimos tratamientos para el bruxismo, consulta su página web.

Para los más tradicionales están los masajes de la cabeza. Para conseguir la relajación la persona debe estar sentada, recta y a continuación se le aplicará aceite de almendra (aunque puede servir otro) sobre la piel y se realizan distintas técnicas de presión pulgar y las manos, en la zona de los hombros, cuello, cabeza y rostro. Los resultados empiezan a notarse a partir de la quinta sesión. El tratamiento se extenderá hasta 3 meses y al menos un par de veces por semana.

Nuevas tecnologías aplicadas al tratamiento del bruxismo

Gracias al avance de las nuevas tecnologías, hoy existen una alternativa que aseguran acabará con el problema del bruxismo para siempre: el dispositivo de alta tecnología, barato y seguro y que se entrega al paciente bruxista. El sistema se adhiere a la mejilla, en la zona de los músculos masticadores, que transmite señales a un ordenador al apretar o rechinar los dientes. Estos dispositivos envían señales de pasividad a los músculos de la mandíbula y los relajan.

Ya lo sabes, si quieres acabar con el bruxismo de una vez por todas, prueba con este novedoso tratamiento. Según dicen, es de los más eficaces.